Grandes Maratonistas: Paula Radcliffe

Paula Redcliffe, una atleta de origen británico, con 1,76 metros de altura y 54 kilos de peso, no lograba consolidar todo el talento que desde pequeño presagiaba un futuro promisorio en las carreras de fondo, lo cual la hacía parecer como una atleta más dentro de los circuitos internacionales, y es que sin perjuicio de la gran estima y confianza que sus compatriotas le entregaban, en la competición internacional sus resultados dejaban mucho que desear.

Web oficial de la corredora británica Paula Radcliffe

Web oficial de la corredora británica Paula Radcliffe

La muchacha, nacida en el año 1973 y licenciada en lenguas europeas en la Universidad de Loughborough, no satisfacía la expectativa que generó en un comienzo, más como en todas las cosas de la vida, sólo se necesitaba de tiempo para que hayara la victoria, pero no fue un camino fácil.

Sus incursiones en competencias internacionales

En el año 1993, la deportista de origen británico ocupó el séptimo lugar en los 3000 metros del mundial de atletismo desarrollado en Stuttgart. Durante 1995 se hace con el quinto lugar, detrás de la irlandesa Sonia O´Sullivan en la prueba de los 5000 metros del mundial de Gotemburgo. Continuando con una cosecha de logros mediocres, para lo que se esperaba de ella, en el año 1996 obtiene la quinta posición en las olimpiadas de Atlanta. En 1997 la realidad no cambia para Radcliffe, y es que aún no da con la victoria y fracasa en la prueba de los 5000 metros, esta vez en el mundial realizado en Atenas.

La historia de la británica no parece cambiar ni durante el año 1997 ni 1999 el hecho, pues tras debut en la prueba de los 10000 metros del campeonato europeo de atletismo realizado en Budapest, sólo obtiene el quinto lugar de una carrera que parecía ser más. Reside en el año 1999, precisamente en el mundial de Sevilla, parecía que la atleta de origen británico se acercaba al podio en la carrera de los 10 Km, no obstante ello tuvo que volver a conformarse con escoltar a una atleta por delante de ella. El año 2000 continúa con decepciones para la deportista Paula Radcliffe, y es que lamentablemente apenas obtuvo el cuarto lugar en la prueba de los 10000 metros de las olimpiadas de Sydney.

Paula Radcliffe, el término de un mal período

La pregunta que todos se hacían entonces es ¿cuándo llegará el turno de Redcliffe? Pues bien, como toda maldición en algún momento tendrá que acabar, así entonces comienza a ver la luz en tierras aztecas, y es en el mundial celebrado en Veracruz de media maratón, donde logró cruzar la meta sin que nadie lo hiciera antes imponiéndose entonces sobre la Keniata Susan Chepkemei con un tiempo de 1:09:07, cuestión que resulta muy curiosa pues el próximo año obtiene exactamente el mismo resultado.

Durante el año 2001 participó en la prueba de los 10 Km en el mundial celebrado en Canadá, donde no obtiene el triunfo, más si lo hace en el mundial de Cross realizado en Bélgica, convirtiéndose entonces en su segunda victoria en un mundial de media maratón. Con las victorias recién conseguidas, Paula comienza a sentirse una ganadora y obtiene la confianza necesaria como para enfrentar futuros desafíos. Es por esto que durante el año 2002 podríamos decir que llega la revelación de la atleta británica, donde pareciera vengarse de todas las derrotas vividas en años anteriores, con estilo de correr agónico y sufrido, aparentemente la atleta se perfila como una de tipo excepcional.

Paula Radcliffe, no sólo comienza a ganar la mayoría de las pruebas en las que participa, sino que comienza a establecer además nuevas marcas mundiales, es el caso del mundial de Cross celebrado en Dublín, donde vuelve a triunfar y obtiene el primer lugar en los 10000 metros del campeonato europeo de atletismo, logrando con ello el ansiado triunfo con nueva marca continental de 30:01:09 minutos superando incluso el registro marcado por Ingrid Kristiansen durante los anteriores 16 años.

Debutando en la maratón de Londres, estuvo tan solo a diez segundos de batir el récord mundial, con lo cual la seguidilla de triunfos para Radcliffe parecía no terminar. De acuerdo a las previsiones realizadas en aquel entonces, no faltaría mucho para que la atleta británica desplazara el récord establecido por Ndereba, con lo propio. Pues bien, tan solo se tuvo que esperar a la segunda maratón en los asfaltos de Chicago, pues la británica se impondría por el resto de sus competidoras con un récord mundial de 2:17:18, tiempo que hasta el día de hoy se mantiene.

Leave a Reply

Your email address will not be published.