Historias de Maratón, batiendo records (II)

Si bien es cierto que ya hemos demostrado con creces que la superioridad de los africanos no deja duda razonable alguna por los records y victorias conseguidas en una buena cantidad de años, también se puede hacer un estudio en las dos pruebas de exigencia que no corresponden a la maratón, pero son consideradas como pruebas de fondo: 5.000 y 10.000 metros.

No se sabe muy bien por qué, pero los atletas africanos son los grandes dominadores del maratón

No se sabe muy bien por qué, pero los atletas africanos son los grandes dominadores del maratón

En las anteriores pruebas denominadas como de “fondo” los ocho mejores records los consiguieron deportistas africanos provenientes de la triada mágica: Etiopía, Marruecos y Kenia.

¿Qué es lo que hace distintos a estos corredores?

Si buscamos la explicación en un factor fisiológico o en una característica sobrehumana, estaremos perdiendo nuestro tiempo. Aunque corroborando el hecho de que los africanos vencen en casi todas las pruebas y que dominan con tranquilidad la maratón y las otras competencias de fondo. Creemos positivamente que es conveniente considerar razones propias para justificar la superioridad africana en las competencias de maratón; algunas de tipo geográfico, otras socioculturales y genéticas.

Por ejemplo, se sabe que los atletas africanos corren en un ambiente natural con la necesidad de desplazarse de un lugar a otro. En Etiopía y Kenia el principal deporte practicado es el atletismo; los niños asisten diariamente a la escuela corriendo. El biotipo de los africanos es ideal para un corredor de fondo. La alimentación de los africanos, a base de verduras y cereales, es óptima para un corredor de fondo. Practican unas rutinas de entrenamiento muy exigentes y se ven atraídos por ser buenos corredores como una manera de salir de la pobreza.

Buscando la respuesta a la superioridad africana

No contentos con explicaciones que parecían lógicas, se decidieron los científicos por comenzar distintas investigaciones a través de las cuales pudieran comprender cuál es el componente que los hace tan precisos en una carrera de tan largo aliento como es la maratón. Uno de los programas puestos en práctica fue el conocido como “Running Economy of African and Caucasian Distance runners”, a cargo de la Universidad de Cape Town Medical School de Sudáfrica, en conjunto con la Escuela de ejercicios y ciencia deportiva de la Universidad de Sydney. Mediante la selección de ocho corredores africanos y caucásicos que tuvieran características similares en masa corporal y cronos en carreras de diez kilómetros, se pretendía saber qué los hacía distintos.

Pensando en que el desplazamiento en carrera conlleva a conservar una velocidad determinada, en el estudio querían saber cuánto era el consumo máximo de oxigeno en uno y otro grupo estudiado. Para ello se llevaron a cabo dos tipos de test: el primero consistía en correr en cinta con intervalos de velocidad progresiva para ver el consumo de oxigeno máximo o VO2 Max; el segundo test trataba de correr también sobre una cinta, pero en dos intervalos de 6 minutos -el primer intervalo a 16.1 kilómetros por hora y el segundo a paso de carrera en 10 kilómetros-. Con los resultados se estableció que los africanos efectivamente eran un 5% más económicos que los del otro grupo, pues el VO2 africano era un 13% menor que el del grupo caucásico.

Aún no podemos decir “son superiores por este motivo”, pero sí tenemos una base con respaldo científico que asegura, al menos, la superioridad en una parte importante de lo que corresponde a correr una maratón o carrera de fondo.

  1. Faltaría saber porque el africano consume menor cantidad de que oxígeno que el caucásico, ahí estaría la razón principal para saber ya que en otros tiempos se sabía que la raza negra tiene mayor resistencia que la raza blanca del mismo que tiene mayor habilidad con la música y con el deporte en general.

Leave a Reply

Your email address will not be published.