Maratón, una competición llena de barreras

Cuando se atraviesa el kilómetro 30 en la competición, un sinnúmero de temores, dudas y un cansancio generalizado se hace eco de un competidor a veces inexperto y ansioso por terminar la prueba, lo cual muchas veces provocará la tentación de abandonar antes del lograr el objetivo.

El kilómetro 30 es una barrera psicológica que el corredor debe superar

El kilómetro 30 es una barrera psicológica que el corredor debe superar

Sin embargo, es aquí donde una buena preparación física y psicológica marca la diferencia entre un competidor y otro, pues aparece realmente el hombre, aquel que se sobrepone y levanta la cabeza aunque el recorrido de enorme camino siga incesantemente acabando con sus extremidades. Al parecer, atravesar la última línea de la maratón es sólo un privilegio que pueden vivir aquellos que la enfrentan con convicción.

Existen dos factores que condicionan el rendimiento de un corredor, primero están los de carácter individual y luego aquellos que se imponen por el recorrido. De los factores individuales, encontramos a todos aquellos que se relacionan con el talento innato que posea el corredor para participar en pruebas de largo aliento y asimismo el nivel de preparación con que cada atleta llega a la competición. Al fin y al cabo, debemos recordar que el entrenamiento es una combinación de decisiones técnico-tácticas, fundadas principalmente en la estimación de las potencialidades del rendimiento. Por otra parte, la resistencia se muestra como la variable más susceptible de mejorar con la preparación física.

Para tener una buena actuación en la Maratón tienes que…

Desde el punto de vista estrictamente médico, resulta necesario llegar a la prueba gozando de buena salud y con una adecuada preparación desde el punto de vista orgánico, es decir, con una hidratación correcta en los días anteriores a la competición, y también en la carrera misma. Asimismo, es preciso tener depósitos musculares de energía en concordancia con el esfuerzo que se realizará, a saber depósitos de lípidos o grasas y de hidratos de carbono que son la fuente de la energía del corredor.

Respecto de los factores del recorrido, se debe considerar la variable topográfica (subidas o bajadas), las condiciones climáticas (temperatura, humedad, viento) y por último la altitud. Cuando se pretende correr una maratón, hay que tener en cuenta que hay un estimativo que pesa bastante al intentar realizar la prueba, y es que se pierde hasta 15% del peso corporal a causa de la pérdida de líquidos, sin perjuicio de que el corredor alcanza en carrera un rango de pulsaciones que llega a los 180 latidos por minuto, y que se pierde por minuto cerca de un mol de ATP (unidad de medición del consumo de energía).

Entre el kilómetro 30 y 35 de competición, se podría decir que se llega al punto máximo de fatiga física, el momento en que se ha gastado la mayor parte de los depósitos energéticos (glucógeno), y donde el cuerpo empieza a quemar su propia grasa para abastecerse de energía, ahí comienza la producción del ácido láctico, y se necesita una reserva psicológica para soportar a una exigencia que debilita a cualquiera. A pesar de que por regla general lo anterior es lo que ocurre en un corredor de maratón, para los que se encuentran mejor entrenados, este momento ocurre pero en el final de la prueba.

  1. Hola! creo que para el principiante es más posible que lo traicione su mente antes que el cansancio físico, saludos!!

Leave a Reply

Your email address will not be published.