Maratón y las Olimpiadas

Comúnmente se conoce a la Maratón como una de las pruebas que se realizan en las Olimpiadas. Sin embargo, se cae en un craso error cuando se piensa que se ha introducido esta competencia originalmente en los Juegos Olímpicos, pues basta con sólo conocer el detalle de que las Olimpiadas tienen origen griego y la Maratón históricamente proviene de los atenienses como gresca histórica.

La primera maratón olímpica no se disputó hasta 1896

La primera maratón olímpica no se disputó hasta 1896

La confusión es sencilla, pero la Historia y el fundamento por el cual se entiende que no corresponde originalmente la competencia a la celebración griega, son algo más complicadas por lo que intentaremos desentramar la inclusión real de la maratón en las Olimpiadas actuales lo más gráficamente posible.

Orígenes de las Olimpiadas

Las olimpiadas comienzan en Grecia, donde el concepto de las mismas obedece al fundamento y creencia de que las pruebas físicas realizadas son en el fondo una ofrenda a las divinidades, al punto de entenderse que más allá de un despliegue físico o social, existe un vínculo específico entre el “atleta” y los dioses. Cuando se competía en las olimpiadas se estaba dando gracia a la gloria de los dioses y la manera de hacerlo era agradeciendo los dotes entregados por las divinidades. Esto último trasciende a ciertos conceptos que se tienen en diversos deportes, incluyendo a la maratón, en donde se estima que aquel que no saca lo mejor de sí para los entrenamientos, no merece ganar ninguna competición.

Conforme los registros, oficialmente las olimpiadas comienzan en el 776 a.c. para lo cual se enviaban diversos mensajeros a todas partes de Grecia para invitar a los mejores deportistas como exponentes de las diversas regiones de las que provenían. Sin embargo, no existen registros de que se corriera una “maratón” en alguna de estas competiciones mencionadas, puesto que en la organización de las mismas había distintas pruebas que se estructuraban de manera tal que en la categoría conocida como “competencias pedestres” o domos.

Si nos ponemos a revisar la historia de los Domos, nos daremos cuenta de que la carrera más grande era apenas de cinco kilómetros, por lo que nunca existió realmente en las olimpiadas originales la
maratón.

¿Dónde comienza la Maratón competitiva?

Pues bien, habiendo descartado completamente la inclusión en las originales Olimpiadas griegas, tenemos que decir que fue recién en el siglo XVII cuando los ingleses estrenan las carreras de 35 kilómetros en la famosa carrera de Windson Park en 1700. Junto a la competencia mencionada también sería bueno comentar para aquellos que gustan de la Historia que fue el legendario Foster Powell quien corrió 80 kilómetros entre Londres y Barth el año 1764, tardando 7 horas.

La masificación de las competencias maratónicas también tiene un auge en el siglo XIX con los ingleses y norteamericanos, quienes motivados por impresionar al público, recorrían cada vez más y más kilómetros como si fuera lo último que podrían hacer.

A pesar de que se recorría ya una gran cantidad de kilómetros en competencias urbanas, lo cierto es que de manera oficial no había ningún tipo de reglamentación u orden establecido para poder pensar que la Maratón era en sí misma una carrera del tipo competitiva, por lo que se tendría que esperar hasta el año 1896 en las Olimpiadas celebradas en Atenas ese año, para verla institucionalizada como una prueba oficial de competición con reglamentos y parámetros técnicos claros.

Leave a Reply

Your email address will not be published.