Pronador o supinador: El gran dilema del running

Si ya hemos dicho que antes de comenzar a hacer deporte es una buena idea hacernos un chequeo médico y una prueba de esfuerzo, si vamos a practicar running es importante que realicemos previamente un estudio biomecánico de la pisada. Este no solo nos sirve para saber cómo pisamos, qué tipo de zapatillas debemos comprar o si necesitamos o no unas plantillas, sino que nos puede ayudar a prevenir posibles lesiones y a correr de una manera más eficaz y eficiente.

¿ y tu qué eres, pronador o supinador?

En el  siguiente vídeo podemos ver la diferencia tan importante que le supone a este corredor llevar su tipo de zapatilla con la corrección que necesita. En el vídeo de la izquierda observamos como prona en exceso, lo que le estaba causando numerosas molestias, mientras que en el de la derecha llevando la corrección que necesita todo trabaja de una forma alineada.

¿ Qué tipo de corredor soy?

Se puede decir que existen tres tipos de corredores, si atendemos al tipo de pisada: supinador, pronador y neutro o normal.

  • Supinador. A la hora de realizar la actividad física correspondiente, esta clase de corredor se identifica porque suele correr con las piernas separadas, y apoyando la zona exterior del pie. Esta parte es la que recibe el mayor impacto sobre el suelo.
    pronador supinador
  • Pronador. Es el caso opuesto al supinador. Los corredores pronadores tienden a correr con las piernas más juntas, y pisando con la parte más interna del pie, que es la que recibe todo el peso del trabajo.
  • pronador supinador
  • Neutro o normal. Este tipo de corredores presentan una pisada totalmente plana, por lo que no suelen sobrecargar ni la parte interna ni la parte externa del pie. En plena acción, los corredores neutros mantienen sus piernas en paralelo. Un alto porcentaje de corredores tienen una pisada neutra.pronador supinador

¿Qué tipo de pisada tengo? Test sencillo para conocerla

Corremos siempre en la misma postura, es decir, nos desplazamos siempre hacia delante. No hay movimientos laterales, ni giros, ni saltos, ni nos agachamos, ni corremos hacia atrás, y siempre lo hacemos en terreno más bien duro y liso.

Al iniciar el entrenamiento o la carrera, los músculos estás frescos y tienen fuerza para mover los pies y mantener la bóveda plantar pero, a medida que se van fatigando, pierden fuerza y cada paso sujetan algo menos, lo que hace que la pronación aumente.

Tu tipo de pie puede ayudarte a identificar tu nivel de pronación y, por consiguiente, indicarte qué tipo de zapatilla running es la adecuada para tu pie. No obstante, para cualquier duda deberás consultar con un especialista.

Para el auto test necesitas disponer de un recipiente poco profundo lo suficientemente amplio para que quepa tu pie (por ejemplo, la fuente de horno), agua y un papel (tipo cartulina, periódico o de una bolsa).

  1. Pon una fina capa de agua en un recipiente.
  2. Introduce tu pie para humedecer su planta.
  3. Retira el pie, y pisa sobre un papel.
  4. Levanta el pie del papel y observa la huella que ha dejado.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.